El caso boliviano

Salinas M. Eduardo

POLÍTICA CON FUNDAMENTO

5 ABR. 2021

En esta oportunidad, tocamos un tema interesante sin mucha bibliografía, referida a los gobiernos de transición, sus características y prerrogativas; pero antes de ingresar al fondo del asunto, es necesario comprender que es transición.

La palabra transición, proviene del latín transitio y significa «acción y efecto de estar entre lo antiguo y lo nuevo», en política un cambio – o no – en el régimen de gobierno. Un gobierno de transición o transitorio, podrá estar presente en los siguientes casos:

Un gobierno de transición tendrá por función fundamental “dirigir el cambio de régimen” – si se diera el caso – y por supuesto, lograr la reconciliación y la muy añorada paz entre sus habitantes y actores políticos, para esto tendrá que recurrir a la “justicia transicional” que será tema de otro artículo.

La transición política sin cambio de régimen en la historia de Bolivia, la vemos reflejada en casos que están relacionados con los golpes de Estado entre militares desde 1825 expresados en las famosas juntas militares o las sucesiones constitucionales.

Así mismo, estamos más acostumbrados en utilizar el término en el cambio de un régimen dictatorial a uno democrático, pero también se puede dar de manera inversa.

¿Cuáles son las prerrogativas de un gobierno de transición?

Ya habiendo comprendido el concepto de gobierno de transición, pasemos ahora a ver sus prerrogativas o las facultades que tiene:

Como pudimos observar, un gobierno de transición es un gobierno de “paso”, que posee legalidad, pero no legitimidad – en algunos casos – y es menester del mismo, reencausar los destinos del Estado dentro de las reglas de la democracia, hacer lo contrario, sería un retroceso y un mal antecedente ante la comunidad internacional.

¿Qué no debe hacer un gobierno de transición?

Si bien ya vimos sus prerrogativas o privilegios, veamos ahora que no tendría que hacer:

No debemos olvidar que solo es un gobierno de transición, transitorio o interino y ante todo debe procurar el paso a un régimen legal y legítimamente constituido mediante elecciones generales en el marco de su respectiva CPE. No puede realizar cambios profundos o de fondo a la estructura social (infraestructura y superestructura) ya que no posee legitimidad y su objetivo fundamental es convocar a elecciones.

El caso boliviano.

Al respecto, en Bolivia la CPE establece:

Artículo 169.

I. En caso de impedimento o ausencia definitiva de la Presidenta o del presidente

del Estado, será reemplazada o reemplazado en el cargo por la Vicepresidenta o el Vicepresidente y, a falta de ésta o éste, por la Presidenta o el Presidente del Senado, y a falta de ésta o éste por la Presidente o el Presidente de la Cámara de Diputados. En este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días.

II. En caso de ausencia temporal, asumirá la Presidencia del Estado quien ejerza la Vicepresidencia, por un periodo que no podrá exceder los noventa días.

Artículo 170.

La Presidenta o el Presidente del Estado cesará en su mandato por muerte; por renuncia presentada ante la Asamblea Legislativa Plurinacional; por ausencia o impedimento definitivo; por sentencia condenatoria ejecutoriada en materia penal; y por revocatoria del mandato.

Artículo 171.

En caso de revocatoria del mandato, la Presidenta o el Presidente del Estado cesará de inmediato en sus funciones, debiendo asumir la Presidencia la persona que ejerza la Vicepresidencia, quien convocará de forma inmediata a elecciones a la Presidencia del Estado a realizarse en el plazo máximo de noventa días.

En muchos casos, el gobierno transitorio considera que los plazos son muy cortos y realiza ampliaciones a su mandato; esto no es recomendable pero en algunos casos es necesario en cuestiones prácticas y operativas. Los 90 días que establece la CPE de Bolivia – 3 meses – no deberían ser superadas en un 50% y estos gobiernos, tendrían que concentrase en convocar a elecciones que en otros asuntos.

En Bolivia, los gobiernos de transición más representativos fueron:

¿Qué características tuvo el gobierno transitorio de Jeanine Añez Chávez?

A partir de los conceptos descritos en el presente artículo, el gobierno transitorio de Añez tuvo más características de lo que no se debe hacer, a más de ser un gobierno de transición con cambio de régimen. No olvidemos que se vulneró el Estado de derecho al derrocar a un presidente constitucionalmente electo como lo fue Evo Morales en 2019, producto de un motín policial e insubordinación de las FF.AA. que apoyaron movilizaciones inducidas por intereses oligárquicos y actores políticos bolivianos financiados con capitales internos y externos, adquiriendo las siguientes características:

La lista podría ser muy larga y no creo estar equivocado, más al contrario pretendo demostrar con razón y fundamento pleno el tema.  

Salinas M. Eduardo

POLÍTICA CON FUNDAMENTO


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *